La Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) se suma a los comunicados de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) que han exigido que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, deje de limitar el número de preguntas que pueden hacer los periodistas en ruedas de prensa y comparecencias. La última vez que ocurrió esto fue el miércoles 11 de diciembre, cuando se limitó a dos preguntas por parte de todos los periodistas que estaban presentes en la sala de prensa del Palacio de La Moncloa.

La APIE considera que tanto los poderes públicos como las instituciones políticas, así como las empresas y las entidades financieras, deben favorecer el trabajo de los medios de comunicación para transmitir la información de la manera más completa posible a los ciudadanos. Este es y ha sido siempre uno de los principales objetivos de la APIE, motivo por el que nos sumamos a esta protesta.

“Los periodistas y los medios tienen la función de mantener informados a los ciudadanos en cumplimiento del mandato constitucional del derecho a la información”, sostiene la AMP, que añade que “el deber de los responsables políticos es someterse al escrutinio de la opinión pública a través de los medios de comunicación, en el marco del respeto a la libertad de expresión y a dicho derecho de información”.

La FAPE, por su parte, considera que esta actitud supone “un claro menoscabo” y un “desprecio” al trabajo de los periodistas, así como un perjuicio a los ciudadanos, “hoy más que nunca necesitados de respuestas sobre las negociaciones para la formación del Ejecutivo”. “La imposición de ruedas de prensa sin derecho a preguntas o con límites que escapan a lo razonable, como ocurrió ayer, es una manera de hurtar a los ciudadanos la explicación de las decisiones y de negarles la respuesta a sus preocupaciones y problemas”, ha subrayado en un comunicado.