El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal inaugura la XXIX edición del Curso de Economía para Periodistas organizado por APIE y el Banco Popular, en una jornada que contó también con la intervención de Rafael Domenech y José Moisés Martín.

 

Incertidumbre. Esa fue la palabra con que comenzó la nueva edición -la XXIX- del Curso de Economía para Periodistas que cada año organiza la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), con el apoyo y la colaboración del Banco Popular. La situación actual, sin duda, pinta para hablar extensamente de las dudas sobre a donde va nuestra economía a corto y medio plazo, y de ello se encargaron en sus respectivas intervenciones Jose Luis Escrivá, presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), Rafael Doménech, Economista Jefe de Economías Desarrolladas de BBVA, y José Moisés Martín, miembro de Economistas Frente a la Crisis.

Una senda de sostenibilidad

Jose Luis Escrivá tuvo a cargo el cierre de la jornada con el tradicional almuerzo con periodistas, en el que expresó su convicción de que el equilibrio económico presupuestario era un objetivo alcanzable en cuatro años, “el plazo de una legislatura”, y que las medidas que habría que tomar para ello son “asumibles”. La clave para ello estaría en tomar las medidas correctas a medio y largo plazo, y en contar con un nivel satisfactorio de crecimiento. El compromiso de todos los partidos y agentes económicos es aquí uno de los puntos clave, y en este sentido, Escrivá mencionó como “una buena noticia” su reciente visita al Congreso donde “todos los grupos se comprometieron con la sostenibilidad y el equilibrio presupuestario”.

“Debe existir una senda a medio plazo que garantice la sostenibilidad financiera”, recalcó el presidente de AIReF, advirtiendo de las consecuencias que se derivan de su incumplimiento, en forma de medidas dictadas desde fuera “que se hacen de forma traumática, sin conocer lo bastante la realidad del país”. ¿Pero estamos libres de sufrir esas medidas? Escrivá apuntó que España tiene muchas posibilidades de ser incluida por la Comisión Europea entre los países conflictivos, por estar entre quienes más han incumplido sus objetivos de déficit. Si la Comisión juzga que el país no ha tomado una acción efectiva paa reducirlo, enviará a mediados de junio una recomendación al Ecofin para que endurezca el procedimiento.

Jose Luis Escrivá, presidente de la Autoridad Fiscal Independiente (AireF), durante el almuerzo de prensa con que concluyó la Primera Jornada del Curso de Economía para Periodistas organizado por APIE y el Banco Popular.

Jose Luis Escrivá, presidente de la Autoridad Fiscal Independiente (AireF), durante el almuerzo de prensa con que concluyó la Primera Jornada del Curso de Economía para Periodistas organizado por APIE y el Banco Popular.

Con todo, y en lo referente a los nuevos objetivos del Gobierno en funciones que señalan un déficit del 3,6% del PIB para 2016 y del 2,7% para 2017, junto con un crecimiento del 2,7% para este año y del 2,4% para el siguiente, los ha considerado “un escenario razonable, ya que crecemos en torno al 3%, no hay hard data que indiquen desaceleración y la política monetaria es expansiva”. Igualmente, calificó de “manejable, en principio” el objetivo de consolidación fiscal de 4 o 5 décimas para 2016.

Futuro incierto es crecimiento incierto

La primera sesión de la mañana corrió a cargo de Rafael Domenech, que entró claramente en las zonas de incertidumbre. A su juicio, a pesar del crecimiento del 3,2% que España ha vivido el año pasado y la reducción en 2,8 puntos de la tasa de paro, la falta de rumbo actual puede poner en peligro esa tendencia. Como principales asignaturas pendientes señaló la necesidad de reducir el desempleo estructural y mejorar la productividad.

Rafael Doménech, Economista Jefe de Economías Desarrolladas de BBVA, en un momento de su intervención en el Curso de Economía para Periodistas organizado por APIE y el Banco Popular.

Rafael Doménech, Economista Jefe de Economías Desarrolladas de BBVA, en un momento de su intervención en el Curso de Economía para Periodistas organizado por APIE y el Banco Popular.

“La economía española ha acumulado cinco trimestres creciendo por encima de la economía mundial, algo que no pasaba desde hace quince años”, señaló Domenech, para a continuación señalar los riesgos que ponían en peligro esta tendencia: en primer lugar, la caída del consumo que podría darse -un 1% durante cuatro trimestres- si no se produce una reversión en la caída de la riqueza financiera neta, un riesgo que, aclaró, aunque sigue presente, “ha disminuído desde principios del año”; en segundo, un incumplimiento reiterado del déficit, que estimó para 2016 en un 3,9%; y en tercero, las tareas pendientes que nadie emprenderá mientras no se forme Gobierno, entre las que señaló la sostenibilidad del estado del bienestar, con un especial énfasis en la Sanidad “que me preocupa más que las pensiones, porque a la gente le podemos pedir que se jubile más tarde, pero no que no se ponga enferma”, el problema del escaso tamaño medio de las empresas españolas, la escasa innovación derivada precisamente de esas dimensiones, y la necesidad de reducir la desigualdad mediante un crecimiento más inclusivo.

“Nuestra política fiscal está claramente descompensada”, advirtió. “Si no tenemos políticas activas eficaces, y además nos empeñamos no en bajar el listón sino en subirlo, vamos a tener más desempleo y más precariedad. Porque este marco perjudica sobre todo a las empresas pequeñas y con pocos recursos”.

Muy lejos de la Unión Europea

Por su parte, el economista José Moisés Martín centró su intervención en analizar los años del ajuste, los sectores donde se hizo notar con mayor intensidad, y si sirvió para conseguir sus objetivos. Así, recordó que España ha perdido casi siete puntos de su PIB entre 2008 y 2013 y señaló que a pesar de la recuperacion, todavía “estamos muy lejos del recorrido que han tenido los países de la Eurozona y la Unión Europea”, y añadió que 2016 será el primer año en el que el PIB sea similar al de 2008.

José Moisés Martín, miembro de Economistas Frente a la Crisis, durante su intervención en la Primera Jornada del Curso de Economía para Periodistas organizado por APIE y el Banco Popular.

José Moisés Martín, miembro de Economistas Frente a la Crisis, durante su intervención en la Primera Jornada del Curso de Economía para Periodistas organizado por APIE y el Banco Popular.

Martín habló también de la diferencia de gasto público de España con respecto a los demás países de la Unión Europea y la Eurozona. “Siempre hemos estado por debajo de la media, incluso en nuestros mayores momentos. El problema está en los ingresos que han estado siempre también por debajo de la media de la Unión Europea, y que es donde se ha producido la mayor bajada, con una pérdida de 45.000 millones de ingresos públicos”. Por lo tanto, añadió, “las autoridades de la UE coinciden en que la mayoría del ajuste en España se va a hacer por el lado del gasto”, lo cual, concluyó, se traducirá en más recortes. Igualmente, desmintió que España esté recuperando competitividad gracias a las exportaciones, algo que calificó como “uno de los grandes mitos de la recuperación. Está recuperando competitividad porque compramos menos. Y por eso nuestra balanza comercial está en saldo positivo, pero no porque seamos mas competitivos a la hora de vender, sino porque tenemos menos capacidad adquisitiva a la hora de comprar”. Martín explicó también cómo los ocho puntos perdidos del PIB se repartieron de forma desigual, con seis puntos cargados sobre la masa salarial y dos sobre los beneficios de las empresas. “Y esto no ha significado un descenso de los salarios, sino varios millones de trabajadores despedidos”.

A su juicio, España se encuentra en una situación preocupante en términos de crecimiento a largo plazo, y por eso es necesario emprender reformar estructurales a partir del año 2017. Entre las más urgentes, destacó una mayor distribución sectorial del crecimiento, que antes de la crisis se centró sobre todo en la construcción y ahora lo hace en la hostelería y los servicios. La falta de innovación es el principal responsable de ello, “y además nuestra distancia con los países más innovadores no ha parado de aumentar en estos años”. La formación de los trabajadores y la educación de la población son otro punto a mejorar, ya que, indicó, España no tiene un problema de sobrecalificación, sino de subcualificación de una parte importante de la población trabajadora. Una reforma de la educacion secundaria, “que hoy no da acceso a un puesto de trabajo, a diferencia de lo que ocurre en otros países de la Unión Europea”, es algo imprescindible, pues de lo contrario “la gente que hoy está poniendo ladrillos mañana no va a estar fabricando microchips”.

ENLACES DIRECTOS

VER GALERÍA FOTOGRÁFICA

Descargar la presentación de Rafael Domenech

Compartir noticia:
Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedInPrint this page