El presidente de Bankia resume sus dos años al frente de la entidad y habla de sus planes de futuro en el Curso de Verano de la APIE

“Esto es un Secante, seguro”. Hasta cuatro veces hizo referencia Jose Ignacio Goirigolzarri a aquél momento, hace ya año y medio, en que la APIE le otorgó el premio a la personalidad menos comunicativa del mundo económico. Bien es cierto que en aquel momento acababa de coger las riendas de lo que debía convertirse en la nueva Bankia, y su política de colaboración con la prensa se hallaba bajo mínimos. Pero quince meses después, en el Curso de Verano organizado por la APIE en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, ha podido explayarse bastante más sobre el banco que dirige y sobre la situación de la economía española en conjunto.

Dio datos sobre crecimiento de empleo y aumento de la afiliación a la Seguridad Social; y consideró importante darlos “porque detrás de ellos está el esfuerzo de muchas personas”. Y aunque señaló los avances conseguidos por el sistema financiero español, como una reducción del 40% de la dependencia de la banca con respecto al BCE y el “duro, complicado y difícil” proceso de reestructuración, advirtió también de la necesidad de continuar con el proceso de desapalancamiento. “El peso de nuestras deudas supera en tres veces nuestro PIB. Y necesitamos aspirar a crecimientos que superen el 2% de forma sostenible. Será la única manera de luchar contra el desempleo”. Otros retos a superar, indicó, es mejorar el ratio de eficiencia en volumen de costos necesario para generar cien euros de ingresos, que actualmente está en el 60% y necesita descender por debajo del 50%. “Y el cuarto gran reto”, concluyó “es recuperar la imagen y la confianza dentro de la sociedad española.”

De solventes a rentables

Concretando sobre la situación de Bankia, Goirigolzarri recordó que “El 11 de diciembre de 2012 todas las preguntas que se me hacían era como iba ir la reestructuración, como va a ser el ERE… no habíamos tenido nuestra primera junta general. En estos dos años hemos trabajado. Entendíamos que era necesario un ejercicio de realismo y transparencia, que el mejor servicio que podíamos hacer a España y a Bankia era ser muy, muy realistas. Nombramos un nuevo consejo profesionalizado y despolitizado. Decidimos enfocarnos en la rentabilidad. Tras el plan de reestructuración éramos una entidad solvente, y quisimos ser una entidad solvente y rentable”.

El presidente de Bankia confirmó su objetivo, anunciado el pasado mes de febrero, de reducir el volumen de morosidad en 2.000 millones de euros, y dio cifras sobre la política de reducción de costos, que en 2013 fue de un 17% y este año planean reducirlo en un 10%. Todo lo cual, continuó, ha aumentado el rato de eficiencia de la entidad hasta el punto de que “Hoy somos el banco con el mayor volumen de negocio por empleado”.

La búsqueda de la rentabilidad dejará de basarse en el ahorro de costes para centrarse en el incremento de ingresos y la mejora de posicionamiento en algunos segmentos donde tienen un bajo índice de penetración, como es el campo de las pymes, donde quieren incrementar su cuota de mercado en cien puntos básicos. También buscan la excelencia en el manejo de riesgos de crédito, porque actualmente, reconoció. “el rendimiento de nuestra cartera de créditos es muy bajo, por el alto componente de hipotecas individuales con bajos referenciales”, y en ámbitos como los fondos de inversión o los fondos de pensiones. “En los últimos quince meses, hemos conseguido subir 50 puntos básicos nuestra cuota de mercado en fondos de inversión”.

En el servicio directo al cliente, Goirigolzarri señaló la creación de las oficinas ágiles, de las que ahora mismo tienen 73 y esperan llegar a 125 para final de año. Este modelo de oficina se lanzó después de probar siete alternativas, y da ofertas distintas a distintos clientes en función de sus características. “Son oficinas pensadas para la transacción, abren hasta las seis y media de la tarde, y tienen una oferta muy limitada de productos”. En octubre lanzarán otro tipo de oficinas, las perimetrales,

Sin chivos expiatorios

En el turno de preguntas, no quiso aclarar si había previstas más salidas de capital de Bankia, ya que, “si el Ministro no lo ha contado, menos yo, porque además tampoco tengo información”. Y sobre la sanción a Deloitte recordó que la relación que tuvieron con ellos cuando llegaron a Bankia “fue extraordinariamente profesional. Dicho eso, sé que tiene incoado un expediente y no voy a entrar en el tema por razones de prudencia, aunque creo que las razones son razones formales que no ponen en peligro el fondo de los estados contables”.

No tardó en llegar la inevitable pregunta sobre Durao Barroso: “no oí sus declaraciones, pero no creo en buscar chivos expiatorios. Y una situación como la que hemos vivido no tiene respuestas fáciles. Los errores y las caídas de bancos no se producen solo en España, y cuando uno analiza las ayudas públicas en España tampoco son tan relevantes, de hecho en comparación con el PIB están por debajo de la media de la UE. Por supuesto que el Banco de España tuvo su responsabilidad, como la tuvimos los directivos de los bancos. Aunque a mí me gusta decir que en ese entorno, que era igual para todos, algunos sectores salieron bien y otros salieron mal”.

Enlaces directos:

VER GALERÍA FOTOGRÁFICA

Compartir noticia:
Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedInPrint this page