Los jefes de estudios del BBVA y el Banco Santander coinciden en que la crisis está quedando atrás, perciben una recuperación del crédito y descartan una subida próxima de los tipos de interés.

La opinión de los expertos era el título de la primera comparecencia conjunta del Curso de Verano organizado por la APIE en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, y con dos expertos se contó, que para no pisarse el terreno uno al otro se repartieron los papeles: Alejandra Kindelan, jefa de estudios del Banco Santander, abrió la sesión hablando de la economía mundial, y Jorge Sicilia, jefe de estudios del BBVA, centró su discurso en la situación europea y española. Al final, en el turno de preguntas, es donde se hizo inevitable la complementación entre uno y otro.

Ambos coincidieron en que el camino de la recuperación ya se ha iniciado, aunque a diferente ritmo según la zona. Igualmente, descartaron una subida próxima de tipos de interés y advirtieron del riesgo de deflación, sobre el que, aseguraron, el Banco Central Europeo está trabajando para llegado el caso tomar las decisiones necesarias para delimitar la política monetaria.

Crecimiento global

Alejandra Kindelan comenzó su intervención de modo categórico, declarando que, “por fin estamos viendo una senda sostenida de recuperación de la economía mundial”. Aunque el legado de la crisis todavía pesa en forma de economías endeudadas y sistemas que aún no están a pleno rendimiento, en conjunto, se mostró convencida de la realidad del desapalancamiento, tanto en los macrosistemas como en la economía familiar, lo que se traduce en un aumento de la confianza en las sociedades más avanzadas.

Destacó en primer lugar el caso de Estados Unidos, que salió en primer lugar de la crisis gracias a sus recursos y la agilidad con que los utilizó, y que ha servido para que en Europa se esté avanzando hacia mecanismos de resolución más efectivos de las crisis bancarias. La eurozona, por su parte, va homogeneizando su recuperación, a la que ahora se han sumado los países periféricos. “Alemania sigue liderando con un crecimiento en torno al 2% pero los demás países se van sumando poco a poco a esa mejora”. En cuanto a los países emergentes, de los que resaltó su capacidad para aguantar grandes presiones, parecen haberse moderado en sus tasas de recuperación. “El crecimiento de las economías avanzadas deberían ayudar a las emergentes a crecer en el futuro”.

Para Kindelan, las grandes tasas de crecimiento de China en los últimos años se enfrentan ahora al cambio de modelo planificado por el Gobierno para invertir su tendencia, única en los países avanzados, de prosperidad más ligada a la inversión que al consumo “Tienen vulnerabilidades como un poco de burbuja inmobiliaria en algunas regiones, la deuda de las grandes empresas, la banca en la sombra… Necesitan flexibilizar su economía, abrir la competencia de las empresas públicas, abrirse a la competencia de las privadas”. En Latinoamérica destacó el papel de Brasil y México, con crecimientos respectivos previstos del 1% y el 2%, y con un peso demográfico que no puede despreciarse: en el año 2020, aseguró, la población de ambos países superará a la de toda la eurozona.

Más integración

“Europa está creciendo”, estableció posteriormente Jorge Sicilia. “Y todo indica que tendremos tasas de crecimiento del 1% este año y mayores el año próximo. Los sospechosos habituales son Alemania, creciendo a tasas del 0,8% y un poco más flojos Italia y Francia, además de una recuperación fuerte de países periféricos, como España o Portugal”.

A pesar de estas buenas perspectivas, Sicilia consideró necesario proseguir con la política de la integración y en elevar el ratio de exportaciones sobre el PIB para mantener el crecimiento. “Una unión monetaria no puede subsistir con el nivel de fragmentación financiera que teníamos. Punto. El Banco Central Europeo no puede hacer su trabajo en ese contexto”. Aunque el proceso está muy avanzado, declaró, antes de culminarlo un paso necesario es “limpiar primero los balances bancarios sin ningún atisbo de duda, que es el proceso en el que está ahora mismo el BCE”.

Sobre la situación española, coincidió con las estimaciones del Ejecutivo que calculan que el crecimiento en el segundo trimestre de 2014 alcanzará, y quizá superará, al 0,4% del primero. “Según nuestras estimaciones, podría ser incluso del 0,5 y el 0,6%”. Según declaró, hay elementos de tranquilidad como la continuidad de las exportaciones y los síntomas de recuperación en los préstamos minoristas de menos de un millón de euros. El elevado índice de paro es un problema, pero Sicilia se mostró convencido de que “si se hubieran tomado antes las medidas de la reforma laboral, se habrían destruido menos empleos”, y resaltó la necesidad de ligar los nuevos empleos a la formación: “necesitamos atraer capital humano de manera importante y utilizarlo para aumentar el nivel de crecimiento”. Un crecimiento que situó en un mínimo continuo del 2,5% “o incluso mayor, de forma continuada. Si no lo conseguimos, el proceso será muy lento y perderemos producto potencial”.

Enlaces Directos:

VER GALERÍA FOTOGRÁFICA

Compartir noticia:
Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedInPrint this page