El Consejero Delegado de Endesa defendió en el Curso de Verano de la APIE el papel que la electricidad a la hora de reducir las emisiones contaminantes, y reclamó liberalización de las tarifas

Una apuesta por la liberalización de los precios y una encendida defensa de la electricidad como fuente de energía de bajo nivel contaminante; esos fueron dos de los puntos principales defendidos por Andrea Brentan durante su participación en el Curso de Verano organizado por la APIE en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. El Consejero Delegado de Endesa reclamo el fin de un mercado excesivamente controlado, que ocasionaba pérdidas económicas a los operadores y obligaba al consumidor a pagar un sobreprecio en sus facturas cercano al 50%.

En ese sentido, Brentan reclamó la implantación de una normativa europea que retire de la factura de la electricidad todas las cargas fiscales que no están relacionados directamente con su coste industrial”. Si estos recargos se trasladaran a otros canales, opinó, ello contribuiría a crear una holgura económica para todas las partes, y a resolver la paradoja por la cual “En España los precios de la electricidad están en niveles altos, y eso es un problema para muchas familias, pero al mismo tiempo muchos operadores se quejan de la rentabilidad de su negocio”.

Intereses nacionales

El Consejero Delegado de Endesa coincidió en muchos puntos con la intervención anterior del Secretario de Estado de Energía, sobre todo cuando calificó de “obstáculos fundamentales” la insuficiencia de interconexiones, tanto físicas como reguladoras, y responsabilizó de ellos a unos intereses nacionales que frenan el proceso: “los gobiernos de muchos países europeos han decidido no ofrecer suficiente soberanía a los reguladores, y de esto se habla bastante poco”. De la misma manera, y refiriéndose a las energías renovables, calificó de “error entre comillas” que se subvencionaran nuevas formas de tecnología en momentos en los que su grado de madurez industrial no era suficiente “lo que ha provocado altos costes en varios países”.

Un nuevo desafío se plantea en este sentido con la propuesta europea para 2030 que busca una reducción significativa de las emisiones de CO2, y aquí Brentan avisó que los métodos para conseguirla deben guiarse por el criterio del mínimo coste para la sociedad, cosa que hasta ahora países como Alemania, Italia o España no han hecho. “Es fundamental para el futuro de Europa conjugar el eje de la conservación ambiental con el eje de la rentabilidad, para no seguir haciéndonos daño a nosotros mismos”.

En este nuevo escenario, Brentan apostó firmemente por la electricidad como “el vector energético más eficiente y menos contaminante”, por su alto nivel de eficiencia y por su capacidad para incorporar grandes cantidades de energía de origen renovable. Como dos ejemplos ya en uso citó el coche eléctrico “que hoy día tiene eficiencias del 50% por encima de su competidor tradicional”, y la bomba de calor “de la que no se habla mucho, pero que pasa usos domésticos de calentamiento del agua tiene un nivel de eficiencia cuatro veces por encima del de la caldera convencional”. El factor de que la electricidad tenga emisiones cero de CO2 en su punto de consumo, añadió, es lo que confiere importancia a este tipo de tecnologías, más en un país como España donde “el 79% de la población vive en las ciudades, y este porcentaje va a seguir aumentando”.

Liberalización de precios

El Consejero Delegado de Endesa criticó también el mercado minorista de la electricidad en España, del cual dijo que “no tiene un nivel suficiente de diversificación”, y señaló los inconvenientes que, a su juicio, presenta el PVPC (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor) puesto en marcha por el Gobierno, entre ellos que “se basa en un precio diario, no sobre un precio a plazo y eso no es adecuado; al ser diario no se puede conocer de antemano, con lo cual es difícil compararlo con otras ofertas, y es un precio muy volátil, sobre todo con una estructura de generación como la española”.

Brentan concluyó su intervención defendiendo un plan gradual de liberalización del precio de la electricidad; aunque por un lado argumentó que de ello se derivarían beneficios para el consumidor final, por otro puntualizó que de esta liberalización deberían estar exentas “las capas más desfavorecidas de la sociedad, que tendrían unas tarifas reguladas”.

La intervención en el curso de APIE, tanto del Consejero Delegado de Endesa, como del Secretario de Estado de Energía, coincidieron con la información publicada por el diario ABC según la cual la italiana Enel, propietaria de más del 90% de Endesa, tendría planes para reducir su presencia en países no estratégicos, como España. Preguntados sobre esta noticia, Alberto Nadal se limitó a decir que el Gobierno “respeta la decisión”, y Andrea Brentan rehusó hacer declaraciones.

Enlaces Directos:

VER GALERÍA FOTOGRÁFICA

Compartir noticia:
Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedInPrint this page